martes, 17 de noviembre de 2015

Jornada 2: Gladiadoras de Ariel vs. Orkos Chifalados

Día soleado en el estadio de los pieles verdes, más allá de las largas planicies. Hasta ese campo se desplazan las mermadas Gladiadoras con tres novatas (Flor, Rosa y Petunia) que han visto su oportunidad de oro en este partido tras la paliza recibida por su equipo frente a las ratas del entrenador amarillo y que necesitaban urgentemente rellenar el equipo.

Sin más dilación empezó el partido, defendiendo el equipo del bosque encontrandose las tres novatas sin saber como en la línea de defensa frente a un troll, un orco negro y un blitzer orco. Los golpes iniciales fueron duros, aunque de momento las jóvenes, de apenas 120 años, aguantaron el tipo (entiéndase aguantar el tipo como el arte de que no te arranquen ninguna parte importante del cuerpo). Era lo que Espino les había dicho que hiciesen (capitán en funciones tras el problemilla de salud de Halcón, algo de una pata atragantada nada importante les habían dicho), aguantar, y ellas lo harían.

Los dos entrenadores y el resignado árbitro
Mientras, Espino y su compañera Zarza atravesaron la línea piel verde en pos del balón y el resto de Gladiadoras optaba por la tradicional y milenaria táctica élfica de dejar al adversario triste sólo y sin el placer de su compañía. La mitad de la primera parte no tuvo demasiado sobresalto, los orcos trataron de mantener el balón, las bailarinas trataban de quitárselo, y las tres novatas sufrían en el centro, hasta que Petunia (fatídico nombre) vio su oportunidad para el estrellato y se lanzó a por un goblin que se había separado del grupo. Con un grito de batalla (o algo) se lanzó contra el canijo piel verde ante la sorpresa de sus compañeras, el comentario de resignación de Viento, una de las corredoras que se había quedado a cubrir atrás (hay quién dice que fue algo así cómo "Otra para abono del Gran Árbol") y la cara de terror de Punto Muerto (nombre del trasgo). Trato de hacerlo espectacular, trato de hacerlo para la posteridad... y consiguió lo último, al partirse el cuello contra un triste goblin al que le dio una hemiplejia del susto. Al menos no volvió a jugar ese partido.

Aun con la conmoción de las dos novatas supervivientes, Zarza se hizo con el balón finalmente y marcó el primer touchdown del encuentro, Con la nueva entrada el día se nublo lo suficiente como para no deslumbrar, lo que dio un poco más de pie a las Gladiadoras que marcaron su segundo touchdown antes de finalizar la primera parte, no sin que antes Flor se viese arrollada por el blitzer Vuelvo de la Tumba (como nombre artístico los hay peores... creo) con lo que Rosa se quedó como única debutante en el campo.

Tras el tercer Toucdown ya no quedaban muchas elfas que alinear.
Ya en la segunda parte el partido se convirtió en lo que los fans denominan un clásico del BloodBowl y la pobre Rosa un trauma para los próximos doscientos años. Los orcos, dando el partido por perdido, se dedicaron a repartir a diestro y siniestro, ya fuese placando o pisando mientras el arbitro miraba para otro lado, las elfas se dedicaron a evitar orcos a toda costa mientras marcaban otros dos touchdowns y al final el partido se saldó con un 4-0 para las del bosque, un 4-1 en bajas para los pieles verdes, y tres novatas con sus sueños rotos. Pero qué
le vamos a hacer ¡esto es BloodBowl!

PD: Sí, las fotos son horribles, y eso nos pasa por traer mano de obra asiática.

1 comentario:

  1. Para lo que me pagaron, bastante bien está el reportaje fotografico...

    ResponderEliminar