viernes, 7 de diciembre de 2012

Jornada 3: ¿Enanos VS Enanos?

Esta fue la hoja que el ilustre colegiado entregó al final del partido:


A priori parecería el típico partido aburrido y tedioso, donde dos equipos se empujan y golpean hasta que uno de ellos se acuerda de que en este deporte también hay un balón en el campo. Pero en realidad fue un partido más entretenido de lo que el numeroso público esperaba y que disfrutó hasta su emocionante final.

Las Rotundas Terneritas del Pollo comenzaron atacando cuando la seguridad del estadio consiguió que los disturbios de la hinchada siguieran fuera del terreno de juego. La defensa de Coces y Martillos consiguió frenar rápidamente su avance mientras hacia un par de bajas que hacia que los fans y su entrenador se alegraran. Los enanos caóticos consiguieron robar el balón (y recogerlo mientras botaba por el suelo). Pero poco después las terneritas derribarían al defensa enano para recuperar el balón (también mientras rebotaba sobre el césped...) aunque eso fuera por poco tiempo. Cuando las enanas del Pollo dejaron caer el oval el minotauro que quedaba sobre el terreno de juego consiguió cogerlo, para volver a perderlo poco después...Y así se pasó la primera parte en la que los enanos del Chino consiguieron que las terneritas, que estaban de muy buen ver, no sacaran el balón de su mitad de cancha.

La segunda parte comenzó tan calentita como la primera. Las terneras del Pollo empezaban con superioridad numérica (tenían dos reservas más que los del Chino) Pero a pesar de ello, un vengativo hincha de las terneritas (enamorado de la blizter que salió herida en la primera mitad) tiró un pedrada sobre el hobgoblin que todavía sobrevivía sobre el campo, pensando que así no podrían tener juego los caóticos. Nadie se esperaba ver la carrera que luego verían, quizá una de las más largas de la historia de la liga.

La patada de las enanas fue muy celebrada. Dejaron el balón en la zona de anotación y con un hobgoblin tirado por el suelo todo pintaba bien. Pero Lenin el centauro retrasó su posición para recoger el balón del suelo (y lo hizo otra vez a la primera...) y así comenzó su carrera para marcar. Mientras las enanas se esforzaban en ganar la melé en el centro (casi matan a Rasputin el minotauro en el proceso, cosa que fue muy celebrada por el público y el banquillo), Lenin se coló por una banda y aceleró su trote. Las pequeñas de muslos firmes no consiguieron detenerlo pero consiguieron frenarlo cerca del touchdown. Lenin con ayuda de un defensa enano y de Laika el Hobgoblin pudo deshacerse del marcaje y así anotar el que sería el único tanto del partido. A las rotundas terneritas les quedaba tiempo para intentar el empate, pero al forzar la carrera tropezaron y perdieron el balón, esfumándose de este modo sus oportunidades para empatar.

7 comentarios:

  1. Pollito, lo miras, lo miras y sigue siendo un pollito... y cada dia mas malo!! y el Chino parece un chinito de la suerteee(8)

    ResponderEliminar
  2. Jeje...al final me lo perdí pero veo que lo pasasteis igualmente bien.

    ResponderEliminar
  3. Yo me temo que me perderé el tuyo el jueves, estaré en el curro...

    ResponderEliminar
  4. Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo....

    ResponderEliminar