sábado, 4 de diciembre de 2010

Golpex Bajox vs Porko Morko: el karma, existe

El partido empezó con una escasa afluencia de público, y es que la huelga de controladores ha afectado a todos por igual. El equipo orco se posicionó y pateo la pelota hacia campo Caótico. Con una gran velocidad, los enanos avanzaron ligeramente hacia el terreno orco. Pocos instantes después, la linea orca quebró, y un centauro avanzó raudo hacia el touchdown, que sería el 1-0 del partido, pero el minotauro se hayaba en la zona de heridos, tras un gran golpe de un orcno negro. Los orcos iban perdiendo en la primera mitad de la primera parte y la hinchada enana derramaba la cerveza de júbilo.

Fue en ese preciso instante donde el entrenador enano desafio a las fuerzas inquebrantables, crueles y inneludibles del Karma, pitando un procedimiento ilegal al novato entrenador orco.
Los enanos patearon la bola y raudos penetraron en terreno orco sin darle posibilidad a reaccionar al equipo verde, que vio como un hogoblin se acercaba el balón. Esa sería la tónica general de la primera parte a partir de entonces. Enanos estorbando el avance orco, y los orcos buscando un pase a la gloria. Y en dos ocasiones lo tuvieron, pero en primer lugar un hoggoblin y en segundo un centauro, interceptaron los grandes pases del lanzador orco (de seises), para regocijo de la hinchada enana, e incredulidad de los pieles verdes.

Mientras tantos, las fuerzas karmikas seguían acumulandose, esperando su momento, para atacar sin compasión.

Empezó el segundo tiempo, con recepción para el equipo orco que mostró una táctica brillante. Sedientos de sangre, los orcos avanzaron, para lograr el primer touchdown en los primeros compases de la segunda parte. Los espiritus kármikos ya sobrevolaban el campo, haciendo resbalar a los jugadores enanos, que desesperados caían una y otra vez al suelo. Los pocos que quedaban de pie, quedaban a la merced de una horda de orcos sedientos de sangre, que les invitaban a besar la hierba. En todo este proceso, un hoggoblin quedo esparramado por el suelo en pedacitos, que aumentaron la sed de sangre de los orcos.

Tras el primer touchdown de los verdes, las hinchadas de ambos equipos decidieron resolver sus problemas a hostias, originando una serie de disturbios que obligaron al arbitro a alargar el partido, para satisfacción de los orcos y desesperación de los enanos del caos.

Esta vez sí, el lanzador hizo un pase perfecto a un blizzer, que se paseo tranquilamente para marcar el segundo touchdown al final del partido.

Victoria para los orcos, 1-2, un minotauro próximo y un hoggoblin muerto.

Temed al karma, temedle.

3 comentarios:

  1. Añadir que el equipo Golpex Bajox pasa a la historia tras este partido.

    ResponderEliminar
  2. Moool, nusotros cuando jugamos, voy a andar liado que lo sepas!!

    ResponderEliminar